Variable extraña

En este artículo se explica qué son las variables extrañas. De modo que encontrarás ejemplos de variables extrañas, cuáles son los diferentes tipos de variables extrañas y, por último, cómo se pude controlar el efecto de una variable extraña.

¿Qué es una variable extraña?

Una variable extraña es una variable que podría afectar al resultado de un experimento pero que no interesa estudiar. Por lo tanto, una variable extraña debe estar controlada para que no altere los resultados de una investigación.

Por ejemplo, si se pretende analizar cómo afecta un medicamento al cuerpo humano, una variable extraña sería las alergias que tienen los sujetos del experimento. Lógicamente, si un sujeto tiene alergia a algún componente del medicamento, su reacción será diferente a la del resto de individuos. De modo que al llevar a cabo un estudio estadístico se deben intentar controlar todas las variables extrañas.

Así pues, una variable extraña puede influir en el valor de una variable dependiente sin que el investigador lo sepa y, en consecuencia, puede conducir a una conclusión errónea sobre la relación entre la variable dependiente y la variable independiente analizadas.

Ejemplos de variables extrañas

Ahora que ya sabemos la definición de variable extraña, a continuación se muestran varios ejemplos de este tipo de variables para entender mejor su significado.

  1. Al estudiar la relación entre las calificaciones obtenidas (variable dependiente) y las horas de estudio dedicadas (variable independiente), una variable extraña es las horas que ha dormido cada alumno, ya que las horas de sueño pueden afectar al rendimiento académico.
  2. Si se quiere analizar cómo afecta la cantidad añadida de fertilizante (variable independiente) al crecimiento de las plantas (variable dependiente), el tiempo que las plantas han estado expuestas al sol es una variable extraña pues puede condicionar los resultados.
  3. Al investigar la correlación entre la producción de una fábrica (variable dependiente) y el número de máquinas que dispone (variable independiente), una variable extraña es el salario que reciben los empleados ya que afecta a su motivación y por tanto a su rendimiento.

Tipos de variables extrañas

Principalmente, las variables extrañas se pueden clasificar en tres tipos diferentes:

  • Variables situacionales (o sociales): son variables del entorno que pueden influir en el comportamiento de los sujetos del experimento. Por ejemplo: el ruido, la temperatura, las distracciones visuales…
  • Sesgo del experimentador: el investigador puede afectar al comportamiento de los individuos sin ser consciente. Por ejemplo, una persona puede actuar diferente según si el experimentador le transmite las órdenes de manera positiva o negativa, o también, el experimentador puede insinuar al sujeto cómo debería actuar en la situación propuesta.
  • Variables personales (o de los participantes): las características de los sujetos estudiados pueden condicionar el resultado del experimento. Por ejemplo: la inteligencia del individuo, el estado anímico del individuo, la experiencia de un individuo que ha realizado pruebas similares en el pasado…

Cómo controlar una variable extraña

Tal y como se ha explicado a lo largo del artículo, al realizar un análisis estadístico se deben controlar las variables extrañas para que no modifiquen los resultados de los experimentos y lleven a conclusiones erróneas. Así que en este apartado veremos diferentes técnicas que podemos utilizar para controlar el efecto de una variable extraña.

  • Eliminación: en ocasiones podemos eliminar las variables extrañas, lógicamente esta es la situación ideal. Por ejemplo, podemos eliminar el efecto del ruido realizando el experimento en una sala insonorizada.
  • Condiciones constantes: si no podemos eliminar la variable extraña, podemos intentar mantener su valor constante en todos los experimentos, de esta forma no afectará a los resultados. Por ejemplo, para que la temperatura no afecte a los sujetos, podemos mantenerla constante durante toda la investigación.
  • Balanceo: en caso de ser imposible eliminar o mantener constante la variable extraña, se puede equilibrar el efecto de dicha variable. Por ejemplo, si en el experimento tenemos que coger como sujetos hombres y mujeres, para que no afecte el género a los resultados debemos coger el mismo número de hombres que de mujeres.
  • Aleatorización: cuando no se puede aplicar ninguna de las técnicas anteriores, se pueden aleatorizar los sujetos para reducir el efecto de las variables extrañas. Por ejemplo, si se estudia el rendimiento académico de alumnos, podemos coger los sujetos de manera aleatoria para minimizar el hecho de que hay alumnos más inteligentes que otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba